Las TIC en la educación pública de México, un esfuerzo disparejo

TIC en la educación pública de México

En el mes de marzo la revista UGOB publicó mi artículo “Las TIC en la educación pública de México, un esfuerzo disparejo” en el cual analizo los esfuerzos del gobierno mexicano para integrar las tecnologías de información y comunicación a la mejora de la educación pública. A continuación les comparto el artículo. Recuerden que sus comentarios son bienvenidos.

Desde hace algún tiempo los planes para integrar el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) al sistema educativo forman parte de las agendas de política pública de varios países, ya que pueden ser utilizadas como herramientas para mejorar la educación pública con un costo menor a la inversión tradicional en infraestructura de producción de contenidos educativos y difusión, sin embargo sólo deberían ser una parte de las acciones destinadas a mejorar la instrucción.

En México, el uso de las TIC forma parte del primero de los tres objetivos de la Reforma educativa, como puede leerse en el sitio web de reformas del Gobierno Federal Mexicano.

1. Responder al reclamo social de mejorar la calidad de la educación básica y media superior. Para ello se trabajará en la profesionalización de la función docente, el establecimiento de estándares mínimos de funcionamiento de las escuelas, el mejoramiento de los planes y programas de estudio, el fortalecimiento de los programas destinados a mejorar instalaciones, la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación, así como la realización de evaluaciones periódicas de todos los componentes del sistema educativo”.

Por otro lado, dentro de la Estrategia Digital Nacional (EDN) existe el apartado “Educación de calidad” que incluye cinco objetivos (mencionados aquí tal y como están citados en el sitio web de la EDN):

  1. Desarrollar una política nacional de adopción y uso de las TIC en el proceso de enseñanza-aprendizaje del Sistema Educativo Nacional.
  2. Ampliar la Oferta Educativa a través de medios digitales.
  3. Desarrollar una Agenda Digital de Cultura.
  4. Mejorar la Gestión Educativa por medio de las TIC.

De la política nacional mencionada en el indicador 11 (como le denominan en la EDN) ya se cuenta con un borrador (como se menciona en el sitio www.presidencia.gob.mx/edn/indicadores/), sin embargo éste todavía no es público.

politica-nacional-de-adopcion-y uso de las tic-sistema-educativo-nacional

Aunque por si mismas las TIC no garantizan la formación de ciudadanos mejor educados y más ilustrados, sí deben formar parte de la mejora de los sistemas educativos debido a que son necesarias en la sociedad de la información en la que vivimos; por los requerimientos de la economía mundial y sobre todo por el mercado de trabajo que enfrentarán los egresados de cualquier escuela pública (en general todos, pero lo que aquí nos ocupa son las escuelas públicas).

De hecho existen dos tendencias sobre el uso de las TIC en la educación, por un lado está la que promueve sobre todo la alfabetización digital y que se centra en la adquisición de las habilidades necesarias para manejar el hardware y el software, y, por otro lado aquella que considera las TIC como un conducto para que los alumnos consigan más autonomía y responsabilidad, al tiempo que adquieren competencias académicas para solucionar problemas, realizar análisis y encontrar soluciones

En México prevalece la primera tendencia que asigna a las TIC un papel destacado en la mejora del sistema educativo y que empalma lo que se llama “digitalización” con la sociedad de la información o la sociedad del conocimiento, al tiempo que sugiere que el uso de la tecnología por sí misma producirá mejores ciudadanos.

Datos sobre el uso de las TIC en la educación pública de México

Para evaluar la magnitud del esfuerzo dedicado al uso de la TIC en la educación pública, los datos sobre la infraestructura destinada a ese rubro son la mejor forma de conocer la importancia que el gobierno federal le asigna, por eso me concentraré en la información existente.

De acuerdo con el documento Visión México 2020 la conectividad de las escuelas públicas en México es es uno de los obstáculos para utilizar las TIC en la educación, ya que menos del 12% de las primarias y secundarias del país cuentan con PC enlazadas a Internet, en tanto que en naciones como Chile la conexión llega al 70% y en Brasil al 40%.

Por su parte, en el tercer informe de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se hace notar que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) proporcionó en 2014 el servicio de conectividad a Internet a 46 mil 854 planteles del sector educativo de los tres niveles: básico, medio superior y superior, y para 2015 se planea conectar a la red de redes a 5 mil 884 sitios educativos más, con lo que el total de escuelas llegará a 52 mil 738.

Además, el pasado 10 de septiembre de 2015, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) firmó un convenio con la Unión de Empresarios para la Tecnología en la Educación (Unete) para proporcionar conexión gratuita a Internet a más de siete mil 600 escuelas de México..

De acuerdo con el tercer informe de gobierno, para el ciclo escolar 2014 – 2015 había 10.1 estudiantes por computadora para uso educativo, en tanto que el número de alumnos por computadoras con acceso a Internet era de 13.5

La conexión a Internet de las escuelas públicas la efectúa la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) mediante sus programas México Conectado, México Conectado 2, Red Bicentenario y Red Nacional para el Impulso de la Banda Ancha (Red NIBA).

medico-conectado

El uso de las TIC en la educación pública incluye también la homologación de los procesos de control escolar para manejar la inscripción, reinscripción, acreditación, promoción, regularización y certificación, además de la titulación, mediante la creación de un sistema único de control escolar nacional con registros estandarizados para hacer más simples los trámites administrativos, lo cual traerá beneficios a las áreas de registro y certificación en cada uno de los estados del país, así como a las unidades administrativas que manejan los servicios educativos.

Existen otros programas del gobierno federal que aunque no están directamente relacionados con la educación pública sí pueden contribuir a ella, como es el caso de la plataforma digitalwww.librosmexico.mx, presentada en diciembre de 2014 en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, la cual es administrada por la Secretaría de Cultura y que es un catálogo de libros impresos en México e importados, que además se propone crear una comunidad que agrupe a los bibliófilos y en general a aquellos relacionados con la industria del libro.

libros-medico

Otro sitio relacionado con el anterior es clasicos.librosmexico.mx que reúne varios libros de escritores clásicos mexicanos que, libres ya de derechos de autor, pueden ser descargados en formato PDF por cualquier estudiante (o en general cualquier persona) con acceso a Internet.

Sin embargo, estos esfuerzos del gobierno federal se ven empañados por errores como el cometido al adquirir 240 mil computadoras con licencias de software propietario que vencieron en noviembre de 2015, luego de haber sido entregadas a fines de 2013 en los estados de Colima, Tabasco y Sonora como parte del programa micompu.mx. Paradójicamente en este sitio web se promueve el uso de software libre que bien pudo haber sido usado para que las laptop funcionaran ininterrumpidamente y la administración pública ahorrara dinero, el dinero de todos aquellos que pagan impuestos.

Aunque el esfuerzo que el gobierno mexicano ha hecho para utilizar las TIC para mejorar la educación pública es loable, me queda la impresión de que lo hecho es aún pequeño para el tamaño de país que somos y que en la elaboración de contenidos educativos no sólo prevalece un criterio centralista, sino que al mismo tiempo no utiliza las posibilidades del crowdsourcing o inteligencia colectiva, pues si se involucrará a alumnos y maestros de todo México la producción de material pedagógico crecería exponencialmente al tiempo que se ahorraría tiempo y recursos tanto humanos como económicos.

Este artículo fue publicado también en: