Desarrollar la industria de TI: alternativa ante el posible fin del TLCAN


La llegada de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos podría causar una crisis económica en México debido a su intención de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Ante esa perspectiva, ¿qué opciones tiene el gobierno mexicano para enfrentar ese reto? ¿Es un desastre anunciado o podría ser una oportunidad para redireccionar nuestro desarrollo económico?

En efecto, diversos gobiernos mexicanos, desde el de Miguel de la Madrid hasta el actual, encabezado por Enrique Peña Nieto, han apoyado y confiado el desarrollo y crecimiento económico de México a las exportaciones de petróleo y al TLCAN, firmado con Estados Unidos (EEUU) en 1994. Sin embargo, el petróleo es cada vez más difícil y caro de extraer, y la elección de Donald Trump como presidente de EEUU podría cambiar el panorama actual, poniendo en riesgo el modelo de crecimiento económico.

La posible cancelación del TLCAN no conviene a nadie

Del dicho al hecho hay mucho trecho —reza un proverbio—, por lo que la posible anulación del TLCAN sería un proceso complejo que llevaría por lo menos seis meses, además de que ambas economías están tan ligadas entre sí que a ninguna le conviene deshacerlo. Dentro de EEUU hay voces, como la de más de 60 empresas y asociaciones de la industria alimentaria de ese país, que le pidieron al gobierno de Donald Trump mantener el TLCAN pues les genera 15 millones de empleos. Además, una cancelación del tratado causaría una gran pérdida de empleos y dejaría a EEUU con una sobreproducción de alimentos que sería incapaz de absorber.

Por nuestro lado, los productos mexicanos que se exportan a Estados Unidos son automóviles, camiones, motores, petróleo, pantallas planas, tractores para semirremolques, café, papaya, aguacate, smartphones y plata, los cuales podrían ser muy apreciados en otros mercados del mundo pero que exportarlos a otros países requería una reconversión logística.

 

Breve recordatorio de la importancia del TLCAN

 

La seguridad digital, un reto mundial que es una oportunidad también

Existe un problema en todo el mundo que podría ser una oportunidad para México, la escasez de personal calificado en tecnologías de la información (TI), especialmente en seguridad digital. Esta insuficiencia ha sido confirmada por el estudio Hacking the Skills Shortage, elaborado por Intel Security en colaboración con el CSIS (Center for Strategic and International Studies).

El documento afirma que en 2015, tan sólo en EEUU no fueron cubiertos un total de 209 mil puestos relacionados con la ciberseguridad y para 2020 no habrá recursos humanos suficientes para cubrir el 15% de los empleos vinculados con la seguridad informática.

Por otro lado, continúan aumentando la cantidad y nocividad de las amenazas informáticas al mismo tiempo que aumenta el uso de servicios en «la nube», el uso de dispositivos móviles, así como del Internet de las Cosas (IoT), todas tendencias que aumentan la inseguridad si no se adoptan con cuidado. Un ejemplo de esto es el ataque realizado el 21 de octubre de 2016 contra varios de los servicios web —entre los que figuraron Twitter, Spotify y Whatsapp— con el botnet Mirai (que significa «futuro» en japonés, un sustantivo amenazador en este contexto) contra Dyn, una empresa que provee soluciones de DNS a direcciones IP. Este ataque de denegación de servicio distribuido (DDoS) es el más grande realizado a la fecha en el mundo y para efectuarlo alguien infectó miles de dispositivos (impresoras, cámaras de videovigilancia, etcétera) ligados a Internet, que en otras palabras es lo que comúnmente llamamos Internet de las Cosas.

Este ejemplo es una muestra del incremento de las amenazas cibernéticas en todo el mundo. Al respecto, el senior vicepresident y director general de Intel Security Group, Chris Young, dijo que «el sector de la seguridad ha debatido en profundidad sobre cómo afrontar la tormenta de ataques y brechas, pero los gobiernos y el sector privado no han tenido demasiada urgencia en resolver la falta de talento en ciberseguridad».

 

Una alternativa ante el reto de la posible desaparición del TLCAN

De acuerdo con Proméxico, el organismo de gobierno encargado de promover la atracción de inversión extranjera directa y las exportaciones de productos y servicios, así como la internacionalización de las empresas mexicanas para contribuir al desarrollo económico y social del país, y al fortalecimiento de la imagen de México como socio estratégico para hacer negocios, éstas son algunas posiciones y datos del país respecto a las Tecnologías de la información:

*Fuente: ProMéxico, A. T. Kearney 2014, KPMG, Secretaría de Economía, Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Harvard y MIT: Atlas of Economic Complexity (2012).

Con este panorama, estoy seguro que el gobierno mexicano podría, si quisiera, crear políticas públicas educativas que contribuyan a enfrentar el reto de la ciberseguridad, primero en el país y después en aquellos países que lo necesiten. A continuación, algunas ideas:

  1. Mediante la Secretaría de Educación Pública, promover la creación de una carrera profesional en seguridad informática (ingeniería y licenciatura) en colaboración con las principales universidades de México.
  2. Hacer obligatorio el dominio del inglés como segunda lengua desde la educación primaria.
  3. Establecer estímulos económicos para las universidades que decidan crear una carrera profesional en seguridad informática.
  4. Lanzar una campaña de comunicación para concientizar a la población mexicana de la importancia de la seguridad informática (sobre todo con usuarios de smartphones) y de la necesidad de profesionales en la materia.
  5. Reconocer públicamente a la Universidad Autónoma de Nuevo León como pionera en la creación de la carrera «Seguridad en Tecnologías De Información».
  6. Promover la creación de un centro nacional para la cibereducación, similar al recién creado en Israel por el gobierno de ese país.
  7. Otorgar incentivos fiscales a startups especializadas en seguridad informática después que éstas sean certificadas mediante un programa elaborado por las principales universidades públicas.
  8. Certificar a los profesionales en Seguridad Informática que no cuenten con un título profesional mediante el Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (CONOCER).

La seguridad informática es sólo uno de los campos en que podrían aprovecharse la gran cantidad de profesionales en TI que existen en México —los 30 parques tecnológicos situados en 20 estados de México y los 32 clusters en 26 entidades. Estoy seguro que un enfoque del gobierno mexicano en esta área profesional rendiría excelente frutos al país e incluso sería un polo de desarrollo económico para vender servicios en cualquier lugar del mundo.

Este artículo fue publicado en: